Ventajas de usar tarjetas de presentación

ventajas-de-usar-tarjetas-de-presentacion

A pesar de que vivimos en una época donde prepondera lo digital, existen algunos aspectos físicos que siguen sin pasar de moda, tal es el caso de las tarjetas de presentación.

Una tarjeta de presentación es una poderosa herramienta de marketing personal que te puede ayudar a captar la atención de clientes potenciales -o posibles empleadores- y distinguirte de tu competencia.

Te recomendamos: ¿Cuáles son las actitudes laborales que facilitan encontrar trabajo?

Básicamente, una tarjeta de presentación es un pedazo físico y palpable de tu negocio o vida profesional. Las ventajas que representa el uso de tarjetas de presentación son varias, siendo las más importantes:

1 Brinda información relevante y condensada de una sola vez.

2 Representa una vía física, instantánea y directa de comunicarse contigo.

3 Es una manera fácil y concreta para que las personas te contacten y recuerden.

4 Refuerza tu imagen profesional (trasmite que inviertes tiempo y dinero en tu negocio o carrera).

5 Es una oportunidad para marcar la diferencia entre tú y otros profesionales.

El contenido indispensable que debe contener una tarjeta de presentación es:

-Nombre: ya sea el tuyo, el de tu empresa o negocio, o ambos.

-Puesto de trabajo o al que te dedicas.

-Teléfono (fijo y/o móvil).

-Dirección física.

-Email profesional.

-Logo (si cuentas con uno).

Ahora, dependiendo del propósito de tu tarjeta de presentación, así como de tu situación laboral, nicho de mercado y características de las personas que deseas atraer, otros datos que podrías incluir son:

-Redes Sociales y/o sitio web (que sean profesionales).

-Fotografía.

-Eslogan o mensaje de comunicación o marketing.

-Imágenes de tu portafolio, de productos o que te sirvan para identificarte en un sector o nicho.

Finalmente, otros puntos clave a los que se les debe prestar atención a las tarjetas de presentación antes de que se impriman son:

-Revisar que no presentan faltas de ortografía ni errores gramaticales.

-Revisar que los datos estén correctos y actualizados.

-En caso de haber utilizado imágenes, asegurarse que tengan buena resolución.

-Que las tarjetas tengan un buen gramaje y papel de calidad.

-Valora el tipo de papel a utilizar: piensa que el papel con brillo se hace difícil para hacer algún apunte en tu tarjeta de presentación.

 

Fuente: Marketing and Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *