¿Qué es un curador de contenidos?

curador-de-contenidos

La explosión de los medios digitales que se ha dado en la última década ha propiciado, entre otras cosas, el surgimiento de nuevos puestos de trabajo. Mismos que evolucionan continuamente, conforme se van definiendo mejor los roles que desempeñan dentro de un organigrama.

El puesto de community manager es el mejor ejemplo de ello. Sin embargo, a raíz de un mayor auge de la oferta laboral online, es necesaria una mayor ramificación en la especialización de labores, una de ellas es el denominado curador de contenidos.

Básicamente, el curador de contenidos -o content curator– es el responsable de buscar, seleccionar, evaluar, adaptar y compartir contenidos de terceros que resultan de interés para la marca o empresa que representa.

Te recomendamos: 7 competencias y características que deben tener los community managers en la actualidad

Hay que destacar que no se trata de robar o copiar contenidos de la competencia. El concepto ‘curador’ se refiere a equilibrar entre un contenido ajeno y el proceso requerido para poder adaptarlo y hacerlo propio, siempre ofreciendo el crédito al creador original.

Aunque particularmente esta figura opera en el mundo online, también puede hacerlo offline. Es decir, produce contenido para las plataformas digitales (redes sociales, blogs o sitios web), y también crea contenidos de consulta, de referencia o información útil para departamentos específicos al interior de la empresa.

Dos puntos clave que debe cumplir el puesto de curador de contenidos son:

1 Enfoque.- El criterio editorial del encargado del puesto -otorgado por su preparación y experiencia profesional- será el responsable de enfocar la estrategia en la curación de contenidos. ¿Qué hacemos con la información? ¿Qué le falta o qué le sobra a un contenido que nos interesa? ¿Qué queremos decir? Son algunas preguntas clave cuyas respuestas pueden orientar para dar el enfoque que se requiere.

2 Valor.- Una vez que se tiene un contenido ajeno que resulta del interés para la marca, el valor que lo diferenciará y permita hacerlo propio dependerá de los criterios, puntos de vista u otros contenidos de la empresa.

 

Fuente: AltoNivel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *