¿Cómo funciona realmente el algoritmo de búsqueda de Google?

como-funciona-realmente-el-algoritmo-de-busqueda-de-google

Google es, desde hace unos años, el buscador de Internet por excelencia. Se calcula que aproximadamente el 90% de todas las búsquedas en la red se realizan a través de Google, lo que refleja la implicación enorme de este buscador en el flujo de información en todo Internet.

A medida que el mundo web ha crecido en tamaño y complejidad, también ha aumentado la importancia del buscador de Google. Tan es así que un pequeño ajuste en su algoritmo puede redirigir enormes cantidades de tráfico web.

Pero, ¿cómo funciona exactamente el buscador de Google?

Al realizar una búsqueda en Google, desde el momento en que se comienza a teclear, los sistemas computacionales del buscador empiezan a filtrar su índice de los cientos de miles de millones de páginas web que utilizan los términos tecleados o una frase relacionada.

Te recomendamos: La evolución de Google en 20 años de historia

Entonces, Google organiza esas páginas mediante un algoritmo que considera cientos de factores. Aunque Google mantiene en secreto la mayor parte de los detalles de su fórmula de búsqueda, ha dado a conocer algunas especificaciones sobre su funcionamiento.

Por ejemplo, uno de los grandes avances del motor de búsqueda de Google fue una fórmula llamada PageRank. La cual trabaja con la premisa básica de que el valor de una página puede determinarse mediante la cantidad de sitios que redirigen a los usuarios a la misma.

Además de PageRank, Google ha mencionado que el software revisa con cuánta frecuencia y en qué lugar de una página específica aparecen las palabras clave que se buscan, hace cuánto se creó el sitio (una señal de que la información es reciente) y la ubicación de la persona que hace la búsqueda.

¿Por qué Google no revela su algoritmo?

Según el propio Google, dar a conocer la fórmula exacta de su algoritmo les facilitaría el trabajo a quienes intentan manipular los resultados de búsqueda. Dando como resultado que los sitios que no generan contenido de calidad y los anunciantes puedan desplazar fácilmente a las páginas más relevantes de los principales resultados de búsqueda.

 

Fuente: The New York Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *